Anoche se presentó en sociedad Cabify, una aplicación con presencia en todo el mundo que eligió Buenos Aires para desembarcar en Argentina, con planes de expandirse por todo el país y darle pelea al mercado tradicional incapaz de sostener la demanda de pasajeros.

¿Qué demanda? Si bien el CEO de la compañía no quiso revelar ni cantidad de choferes ni estudios analizados para decidir desembarcar aquí, lo cierto es que Uber dio el primer paso para demostrar que los taxis y remises son cosa del pasado. Hay un público joven que sólo adoptaría esta nueva forma de viajar sólo por comodidad y seguridad, sin sacarle mercado al taxi.

Según una nota publicada por La Nación, en la Ciudad de Buenos Aires funcionan 37.000 taxis que con una facturación promedio de 30.000 pesos mensuales manejan un negocio superior a 1100 millones de pesos mensuales. Quizás porque el mismo Gobierno de la Ciudad esté desarrollando su propia aplicación, semanas atrás continuaron arremetiendo sobre Uber, allanando hogares de sus conductores y atacando al eslabón por su parte más débil: los trabajadores.

En Buenos Aires estarían desarrollando Taxi BA, un aplicación móvil para conectar taxistas con pasajeros y también generó el repudio de cámaras de transporte y gremios porque para su uso, deberían modificar la ley de transporte. Una ley que, más allá de la lucha de poder entre todos los actores involucrados, quedó vieja. Si bien esta información no salió de fuentes oficiales, se filtró el siguiente texto en las redes, firmado el porsecretario de Transporte porteño, Juan José Méndez.

 

screen-shot-2016-09-13-at-9-38-07-am

 

Desde la Asociación de Taxistas de la Ciudad (ATC) rechazaron la llegada de Cabify y denunciaron que “no está legalizado ningún funcionamiento de remise con una aplicación”. Sin embargo, las autoridades de Cabify en el país, aseguran lo contrario y cuentan con todas las habilitaciones necesarias para establecerse según la ley de transporte para funcionar como Remise.

¿Qué, como y por qué Cabify?

cabify1_x2Evidentemente el mercado está listo para avanzar. Las aplicaciones permiten conocer todos los datos del auto, del trayecto, pagar con moneda virtual, estar a salvo en un vehículo cómodo, limpio y eficaz. Así nació Cabify, con esta idea y en Europa con presencia en España, Portugal, México, Perú, Colombia, Chile, Panamá, Brasil y Ecuador.

La aplicación ya está lista para descargarse en argentina y comenzará a funcionar hacia fin de mes. Su funcionamiento es similar a Uber: se descarga la app, se introduce el método de pago (que es tarjeta de crédito), se eligen los detalles del viaje y listo. Las ventajas son que se puede conocer el precio del trayecto de antemano con tarifas fijas.  Además, se puede realizar reserva de viajes con hasta 1 mes de anticipación, y que tienen un Call Center que funciona 7×24 para cualquier consulta. Otra de las diferencias con Uber es que los pasajeros tienen seguro de viaje y que los choferes tienen licencia profesional.

Orientado también a que las empresas organicen a sus empleados y cuenten con información personalizada y todos los detalles de las travesías de cada uno, esta empresa viene a renovar los viejos hábitos de consumo de transporte. Junto con el resto de sus competidoras, seguramente lo logrará.