Las bases de películas son los videoclubs de este siglo. Eso lo sabe Netflix y por eso desde hace años desarrolla contenido original, la única manera de sobresalir del resto. El resto qué, valga la redundancia, está haciendo lo mismo también y ofreciendo contenido que nos hace sentir que no tenemos suficiente tiempo para conocer todo lo que anda dando vuelta y la sensación de que nos estamos perdiendo algo muy bueno.

Pero si a las producciones originales le sumamos las producciones per se, películas y series que ya existen ¿cómo abarcamos este océano del séptimo arte?

Con opciones a Netflix, a HBO, a Amazon Prime y a los sitios de descargas de películas sin abono, porque en este portal, no recomendamos ese tipo de sitios. Recordamos que Netflix sale desde 109 a 189 pesos, según el plan y en Argentina cuenta con una base de alrededor de 3.837 películas.

Claro Video es la propuesta audiovisual para los clientes de la empresa de telecomunicaciones Claro, con una suscripción para los clientes y la posibilidad de “alquilar” películas por 20 pesos (que duran 24 horas) por título, como cualquier servicio de Video On Demand (VOD).

El servicio está incluido dentro de su plan sin costo extra. Para los que tengan servicio prepago, también es gratis la opción del servicio básico.

Lo bueno: tiene estrenos, cine independiente, argentino, cortos, documentales y opciones para ver que se diferencian de Netflix, si es que nos hemos cansado de elegir siempre entre las mismas películas. Es gratuito (para clientes) y se puede usar hasta en cinco dispositivos, algo que Neftlix tiene, para su abono base, limitado para dos. Es intuitivo, carga muy bien y tiene buenos títulos.

Lo malo: la aplicación sólo se puede descargar en algunos modelos de Smart TV (LG o Samsung) o sino, dispositivos móviles. En caso de querer acceder desde el LED, será necesario conectar el celular o tablet a través del HDMI o adquirir un Claro Player, disponible en Claro Club u otras promociones de la empresa. Y si bien se vende en MercadoLibre, desde Claro argumentan que en Argentina no está a la venta más que las opciones mencionadas.

Qubit.tv es un sitio de origen argentino disponible en Latinoamérica gracias a acuerdos con sus respectivos países. A diferencia de Netflix, no tiene contenido original ni series de TV pero sí se diferencia por tener películas originales que no están disponibles en otras plataformas. Sale 110 pesos por mes en tarifa plana y ofrece la posibilidad de alquilar títulos por demanda (VOD). Si bien existe hace seis años y nunca ha dado el salto, sobrevive y se reinventa. En la actualidad cuenta con 100 mil usuarios y tiene una base de datos de 3.500 películas.

Lo bueno: económico (110 pesos), grandes títulos alternativos y estrenos todas las semanas. Además, tiene aplicación para todo tipo de dispositivo, desde celular, tablet hasta diferentes modelos de SmartTV.

Lo malo: Los buenos títulos, en general, son los que hay que alquilar por 20 pesos extra. Tampoco cuenta con series, pero su fuertes son los títulos alternativos, cine nacional, películas relacionadas con el arte y una bocanada de aire fresco a la hora de elegir.


Mubi.com es una gran opción para salir del mainstream. Surgió en Silicon Valley de la mano del argentino Eduardo Costantini hijo y el emprendedor turco Efe Cakarel como un sitio alternativo en el 2007 como una “red social para cinéfilos”. La propuesta es una película nueva cada día y siempre 30 películas para elegir. En total, la base de datos es de 365 películas más los títulos que se presentan día a día con fecha de vencimiento, así circula el contenido, aunque también cuenta con un staff oficial de filmas. Se pueden ver online o descargarlas para tenerlas sin conexión. Sale 5.99 dólares por mes (alrededor de 92 pesos) y ofrece el primero de prueba gratuito.

Hace poco hicieron un acuerdo para ofrecer cine nacional. Como pueden ver en la imagen que ilustra la nota, hay más de 500 títulos nacionales para elegir, ese ya es el gran diferencial. Repliquen la originalidad del contenido con el resto del mundo, hay cine del mejor para disfrutar todos los días. Tiene más de 7 millones de suscriptores y oficinas en San Francisco, Londres, Munich y Estambul.

Lo bueno: su cine de arte internacional, con material de más de 200 países del mundo. Un diseño simple y frescura en su contenido con películas que seguro son dignas de disfrutar. Además, como buena red social, tiene contenido por parte de su comunidad con reseñas u opiniones de las producciones de cine ofrecidas o por ofrecer.

Lo malo: no está disponible como aplicación en la mayoría de los Smart TV, aunque sí en algunos modelos, deuda que tienen la mayoría de los fabricantes de TV. Sí se puede mirar a través de cualquier móvil con Android o iOS o PlayStation.