Luego de años de trabajo, llega a la pantalla “Romanos”, la primera serie nacida de la productora Dontask que, luego de recorrer el mundo y cosechar premios, podrá comenzar su camino para el público en general. Se estrena hoy 25 de abril  en Cine.ar/Play (ex Odeón) y a partir de julio estará disponible en iSAT.

La comedia negra dirigida por Andrés Cedrón ganó diversos festivales internacionales, entre ellos “Mejor guión” a Pablo Cedrón y Mejor Serie Web en lengua extranjera en el Festival Internacional Web de Londres, Mejor Serie Web y TV en BIFF (Brasil), y tres premios en el BAWEBFEST (Argentina), a Mejor sonido, Mejor arte y Mejor actor de reparto, Marín Lavini.

Con un toque de Blade Runner y otro de Caleta Olivia, Romanos nos invita a vivir un universo con un futuro que se presenta decadente pero con mucho de presente: dos amigos desocupados son contratados por una institución estatal para satisfacer las fantasías sexuales de la población. Son ocho episodios que duran entre 8 y 13 minutos y se espera poder seguir produciendo próximas temporadas.

Escenografía realizada como ciudad a escala. Cualquier coincidencia con nuestro país, no es casualidad.

Hablamos su productor (y mejor actor de reparto), Martín Lavini, para que nos cuente la génesis de su travesía, una que no incluyó ni subsidios ni acomodos.

LADOB: ¿Cómo y cuándo surge la idea de hacer Romanos? ¿Cómo fue el proceso de
realización? ¿Por qué es diferente a cualquiera otra serie?
Martín Lavini: Romanos surge en 2010. Pablo Cedrón propuso a un grupo de actores amigos realizar una serie de sketch donde unos personajes disfrazados de Romanos recreaban sexualmente a diferentes clientes. Según contó él por ahí lo inspiró aquel escándalo de los años 90 sobre ese lugar llamada Spartacus donde la gente iba y recibía servicios del estilo.

Esa primera idea, filmada con una dv cam y prácticamente con cero producción, fue el germen de Romanos. Dos años más tarde, mirando ese material nos dimos cuenta que tras esas pequeñas situaciones humorísticas emergía una historia mas interesante para contar: la vida de esos personajes que tenían que ponerle el cuerpo a semejante tarea. Así Pablo comenzó con la escritura de los guiones sobre unas escaletas que fuimos armando. Ahí estuvo la necesidad de sumar un director y fue cuando entra al proyecto Andrés Cedrón, que fue una pieza fundamental a la hora de plasmar el mundo de Romanos en la cámara, apoyado en Eric Elizondo en la dirección de fotografía, otra pieza clave. A partir de la incorporación de Andrés se armó el equipo de trabajo y nos sumergimos en un rodaje que nos llevó aproximadamente cinco meses (filmando salteado, fines de semana, fiestas de guardar..) y una post producción, que por cuestiones sobre todo económicas se extendió por casi tres años. Paradójicamente esta prolongación que de a ratos se nos volvía insostenible, le dio una maduración especial a la serie. En la post se sumaron los equipos de Cactus Cine y ZUB sonido, que hicieron un trabajo increíble de montaje y efectos.

No se si Romanos es diferente a cualquier otra serie, pero sí estoy seguro de que tiene una impronta estética y narrativa muy particular. Creo que parte de esta particularidad se desprende de sus guiones y de que intentamos ser fieles casi al máximo a estos. Cedrón (Pablo) escribe de una manera muy tupida, frondosa, abundante, llena de descripciones, referencias a niveles microscópicos. Desguaza las cosas que a simple vista parecen no tener importancia pero que finalmente construyen el lenguaje y completan a los personajes y al entorno que habitan. Hace descripciones del vestuario, de los olores, de las facciones, indica si el humo que se ve de fondo en una escena es de un café que se quema, de un cigarrillo a medio apagar o de un guiso que se cocina en la hornalla, como si sospechara que en esa sutileza descriptiva aparecerá información imprescindible que trabajará de manera inconsciente en el actor y en el espectador.

Martín Lavini, productor y actor galadronado como mejor actor de reparto.

LB.: ¿Por qué fue realizada como serie web y cuál era la idea original?
M.L: En realidad la descripción “serie web” es un poco extraña. Saldrá en un canal web, pero también saldrá en ISAT que es cable, lo que la hace una serie ¿bipolar? Yo prefiero decirle solo Serie. La idea original más allá de las ganas en sí de filmar esta historia, fue hacer una serie corta, experimental, en un soporte digital donde poder demostrar capacidad de producción y que sea la carta de presentación de Dontask, nuestra productora, ya que somos nuevos y sapos de otro pozo (venimos del teatro más que del audiovisual).

LB: ¿Qué pasó desde entonces hasta ahora?
M.L.: una vez estrenada la serie intentamos venderla muchas, muchas veces, a muchos lugares distintos, en diferentes países y fracasamos. Nos dimos una y otra vez con la misma pared: la serie gustaba, todos (o casi todos) la querían pero no estaban dispuestos a pagar un peso por ella. Yo me preguntaba y aún me pregunto por qué. He visto series producidas por canales digitales que en muchos puntos comparativos son de menor calidad que Romanos.

La ecuación de Romanos para mi era simple y tenía un potencial comercial importante. Intenté ponerme del otro lado del escritorio y pensar en que quiere esta gente ¿que buscan a la hora comprar o producir (siempre con la premisa de que además de a ellos, nos tenía que gustar a nosotros) y me dije seguro quieren: actores buenos y conocidos + un guión poderoso + un formato adaptable a diferentes ventanas + una estética innovadora + alta calidad de realización + precio. y Romanos tiene prácticamente todo eso. Así y todo no pudimos venderla.

Luego de eso pensé en que si la serie tenía reconocimiento del “mercado” tal vez sería mas fácil conseguir interesados en comprarla y ahí fue que empezamos a rodarla en festivales, donde ganamos muchos premios. Esto nos dio un impulso nuevo pero de todos modos volvimos una vez más a estrolarnos contra las billeteras cerradas de los canales. Entonces, después de este nunca mejor llamado derrotero, decidimos estrenar la serie de todas maneras, aunque no fuera un negocio a nivel económico, en las plataformas que creíamos más convenientes: ISAT, el canal de cine independiente por excelencia, y que fue la primera casa que pensamos para Romanos allá por el 2012, y CINEAR por ser un canal online en crecimiento y con una llegada importante a un público muy variado.

Los exteriores fueron construidos en pequeñas maquetas hechas en gran parte de cajas de antidepresivos.

LB: ¿Cuáles son las expectativas con su emisión? ¿Termina allí o tienen
nuevos capítulos programados?
M.L.: Que la vea la gente. Que guste. Que dentro de unos años la gente la recuerde como esa rareza que apareció una vez. Personalmente tengo un decálogo de series que son mi top ten, me gustaría que romanos esté en la lista de alguien. Tenemos otra temporada escrita de diez episodios de diez minutos y estamos viendo como hacer para filmarla.

LB: ¿Hay alguna diferencia entre una serie pensada para la web o una
desarrollada para la TV o Netflix?
M.L.: La holgades de filmar con una carretilla de plata, cosa que te da la posibilidad de dedicarte solo a eso. Nosotros mientras filmábamos Romanos teníamos que trabajar en otras cosas y hacer sanguches de milanesa para el catering del rodaje.

Pablo Cedrón, Gonzalo Urtizberea y Pablo Plandolit en escena.

LB: ¿Cómo ves a este tipo de industria y qué te gustaría que cambie?
M.L: La web es un espacio excelente para dar a conocer el trabajo de uno, solo que hay que estar muy atento a de que forma hacerlo. Estamos convencidos de que existe cada vez mayor demanda de este tipo de contenidos, que proponen un corrimiento de la manera tradicional de narrar. Encuentro dos terrenos posibles a futuro en cuanto al circuito de contenidos ficcionados en la web: uno, el que anhelo, es que se consolide y realmente sea una plataforma rentable para generar producciones de alta calidad. Esto dependerá de que las plataformas de exhibición comiencen a hacer una apuesta seria en la adquisición y desarrollo de contenidos y de que los productores pensemos de verdad un modelo de negocio posible para este gran mercado que hoy solo alimenta a unos pocos. El otro (y tal vez el mas posible) es que cada vez se desatienda más la calidad de realización de los contenidos en pos de poder vender en volumen y a bajo costo para poder seguir produciendo y alimentando las grillas de los canales online que hacen venta en lote sin importar lo que cada contenido “contiene”.

El elenco protagónico de la serie se completa con: Pablo Plandolit, Gonzalo Urtizberea, Martín Lavini, Gabriel Goity, Alejandra Awada, Rafael Ferro y Claudio Rissi.
“Romanos” producida por Martín Lavini, con un estándar técnico poco visto en los programas actuales, integra su equipo técnico con Eric Elizondo (director de fotografía), Ezequiel Galeano y Pablo Cedrón (dirección de arte y vestuario), Agustín Vidal (VFX y coordinación de montaje) Paula Rupolo, Facund Sánchez y Daniela V. Picaguá (montaje).