Jeff Koons, Marina Abramovic, y Olafur Eliasson serán los artistas encargados de dar forma a la primera galería de Realidad Virtual online Acute Art. El objetivo de la plataforma es convertirse en el primer sitio exclusivo de arte en realidad virtual (RV) para distribuir y experimentar desde otro punto de vista al arte contemporáneo. Estará disponible hacia fin de año.

La galería propone ampliar las posibilidades de la RV, evolucionar y crear un tipo de arte que reúna mentes creativas con las últimas tecnologías explorando la relación entre la tecnología, la humanidad, el arte y el mundo en el que vivimos hoy.

La idea tiene tres ejes principales: la visión del artista, el desarrollo de tecnología y hardware único de Inteligencia Artificial y crear una galería sin paredes, para innovar dentro de la realidad virtual interactiva.

La obra de Marina Abramovic es “Rising”. Allí utiliza la realidad virtual para trascender los límites de su cuerpo físico y, según explican en la plataforma, llevar a las personas en contacto directo con ella a través del espacio virtual. En la pieza, confronta a los espectadores con la crisis climática y emite un poderoso llamado a la acción pidiéndonos entrar en un nuevo tipo de contrato con el mundo físico que nos rodea. El avatar de Abramovic nos atrae desde dentro de un tanque de cristal, llenándose lentamente de agua desde la cintura hasta el cuello. El desenlace de la historia depende de la actitud del participante.

Jeff Koons presenta ‘Fry-nee’. Los espectadores están invitados a reunirse con Phryne (diosa griega célebre por su belleza) en un jardín idealizado. Presentada como una bailarina metálica, ella interactúa con nosotros mientras nos guía a través de este mundo pacífico. Concebida como una musa que informa, el mens. Observándola, puedes experimentar la gracia, la armonía y la pastoral universal.

Olafur Eliasson presenta Rainbow, un arcoiris creado a través de procesos digitales. Del mismo modo que un arco iris sólo aparece cuando la luz, el arco iris virtual sólo puede ser visto cuando el movimiento del espectador produce una correlación entre estos tres puntos. El arco iris también es intrínsecamente social: se invita a varios usuarios a unirse al espacio al mismo tiempo.