La organización Amnistía Internacional presentó un informe que desnuda cómo Twitter no hace honor a sus política de “apoyar a las mujeres de todo el mundo”. El estudio analiza las experiencias de violencia de género de las mujeres en la plataforma del pajarito.

El informe #ToxicTwitter: Violence and abuse against women online muestra cómo la empresa no tiene una empresa eficaz ante la violencia de género y el abuso de las mujeres en Twitter. Si bien está en inglés, se puede acceder y conocer una serie de recomendaciones concretas para hacer de Twitter un lugar más seguro para las mujeres.

ToxicTwitter

“Las mujeres tienen derecho a vivir sin discriminación y violencia, dentro y fuera de Internet. Sin embargo, al dejar que progresen los abusos contra las mujeres, Twitter está violando estos derechos. A pesar de las reiteradas promesas de limpiar la plataforma, muchas mujeres, al conectarse a Twitter, encuentran que su cuenta está llena de amenazas de muerte, amenazas de violación y comentarios racistas u homófobicos”, dice Azmina Dhrodia, investigadora sobre tecnología y derechos humanos de Amnistía Internacional.

Twitter llama “salud” a las conversaciones desapegadas de odio. Pero pareciera estar enferma o al menos no indica qué tomaron para su tratamiento. Esto es así porque si bien Jack Dorsey, cofundador de Twitter, publicó una  solicitud de ayuda este mes, en la que se comprometía a que la empresa rinda cuentas públicamente de sus iniciativas para mejorar la “salud” de las conversaciones en su plataforma, la empresa se negó a hacer pública información significativa sobre la forma en que la empresa responde a las denuncias de violencia y abusos.

“No podemos eliminar el odio y los prejuicios de la sociedad” indicó Twitter con respecto a este informe, mostrando su desacuerdo y explicaron que en los últimos 16 meses se incorporaron más de 30 modificaciones a su plataforma para mejorar la seguridad e incrementó el número de casos de actuación respecto a tweets abusivos. Sin embargo, reiteró su negativa a compartir datos sobre la forma en que aborda las denuncias de abuso. Afirmó que esta información “no resulta esclarecedora” debido a que “las herramientas para denunciar suelen utilizarse inadecuadamente”.