Llegamos al final del ciclo Tecnología Invisible, donde la historia nos muestra cuán obsoleta es la tecnología para el consumidor final.

Si bien batería tienen casi todos los dispositivos, la sufrimos a diario en los celulares, por el sólo hecho de que todos los argentinos tienen uno: 163 líneas cada 100 habitantes.

Por eso existen accesorios de baterías, cargadores de baterías para el auto, cargadores de cargadores de baterías y celulares que no aguantan ni medio día.

El caso más renombrado de obsolescencia en la batería es el de Apple con sus primeros iPod.

En ese entonces, dos jóvenes norteamericanos, los hermanos Neistat descubrieron que la batería del reproductor duraba entre 8 y 12 meses y el dispositivo quedaba obsoleto porque la batería, no se podía cambiar.

Mirá el último capítulo del ciclo de cortos sobre obsolescencia programada, realizado a través del FONTAR con la Cooperativa El Farol y la dirección de Pablo García.

Las baterías soportan un número limitado de cargas. En la actualidad, una batería de celular de ion litio va entre las 500 y 1000 cargas, mucho menos que las viejas baterías de Niquel Cadmio. Esto se traduce en una duración de 2 a 3 años.

La investigación y desarrollo en pilas y baterías tiene dos aristas: hacer mejores productos para que tengan mayor autonomía y que sean absolutamente reciclables. Algo que no ocurre en nuestro país.

Las pilas y baterías son residuos domiciliarios. Es decir, se tiran a la basura, cuando son considerados residuos tóxicos o peligrosos. Los responsables de su tratamiento una vez consumida su vida útil, son las empresas proveedoras de las pilas.

En DondeReciclo.org.ar encontrarás información sobre qué hacer y adonde llevar tus pilas y baterías. Hasta que no haya una ley al respecto, y las baterías sigan durando tan poco, es la mejor solución.