Se habla de moda, no moda y anti moda, y también, de obsolescencia programada en la industria que más necesita renovar. La moda responde muchas veces a tendencias y como tal, tienen que innovar, romper con lo anterior, generar que lo del año pasado sea “pasado de moda”.

El consumo de moda hoy es rápido. Las grandes tiendas cambian su stock cada 20 días. Y así como los diseños varían, la calidad tampoco dura mucho más. Sino, piensen en cuánto dura el par de zapatos que compraste el año pasado, la cartera, la mochila de tu hijo o el endeble paraguas.

Eso es también es obsolescencia programada y arranca hace mucho tiempo con el caso de las medias de Nylon. Fue en 1939 cuando la empresa Du Pont generó una revolución en el vestuario con sus medias irrompibles, las cuáles promocionaba como “más fuertes que el acero”.

Mirá el micro completo sobre la industria de la moda de “Tecnología Invisible”. Producción de Cooperativa El Farol, dirección Pablo García.

La ropa y la comida también generan basura y contaminación. Como todas las masivas, son industrias acusadas en todo el mundo de trabajo esclavo. La moda está en todo y la sociedad de consumo nos invita, siempre, a consumir lo nuevo.