Todos los años, las instituciones de la lengua incorporan términos que se usan coloquialmente para darle un marco de formalidad a como nos comunicamos. Pero en este caso, se trata de una palabra nueva que habla de acciones que, hasta el momento, no tenían quien las vista.

Ya todos sabemos lo que significa ninguneo, definido por la Real Academia Española como no tomar en consideración o menospreciar a alguien. Ahora, la Fundación del Español Urgente, acaba de incorporar un término relacionado con esa actitud. Se trata del ningufoneo, la actividad de desairar a alguien sólo para prestarle atención a la pantalla del celular.

Si bien este desaire ya tenía una nominación en inglés, en España son adeptos a castellanizar los términos. En el caso de phubbing, era una mezcla entre phone y snubbing, que es ninguneo. De allí la creación del neologismo ningufoneo: ningunear y telefonear.

Se trata de una propuesta para reemplazar el extranjerismo phubbing, con el que se alude en inglés al hecho de que una persona solo preste atención a un dispositivo móvil sin hacer caso de su entorno.

A partir de estas voces pueden formarse otros derivados como “ningufoneador”, para la “persona que ningunfonea” y que puede funcionar bien como sustantivo o adjetivo.

Este (mal) hábito comenzó a extenderse desde el 2007 cuando, con Internet móvil, cualquiera podía acceder al mail, SMS, luego a Internet, Gtalk y así sucesivamente hasta llegar hoy en día a albergar decenas de aplicaciones con cientos de contactos en redes sociales.

Desde entonces el fenómeno se ha hecho visible de diferentes maneras. Existe hace años el sitio web Stopphubbing con recursos para visibilizar este gran problema. Hay videos y hasta spots de televisión, tanto en español como en inglés.

Según este sitio, se ven 36 casos de ningufoneo por cena. Casi el 100% coincide que la comida tiene peor gusto si estamos ante esta situación.

Screen Shot 2016-08-17 at 8.30.48 PM

Por todo esto, es bienvenida la decisión de la RAE (que congrega a la Fundación del Español Urgente) para darle una entidad en nuestro idioma a este fenómeno multicultural.