Comenzó una campaña para la recepción de chatarra electrónica en la Ciudad. Comenzó esta semana y se extenderá hasta el 28 de octubre en diferentes lugares del centro porteño. Tomá nota.

El Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad realiza, por segundo año consecutivo, una campaña intensiva de recepción de equipos en desuso para hacer lo correcto: descartar en forma adecuada el e-scrap y para qué, personal idóneo, entienda como reciclar aquello que pueda ser reutilizado pero en especial, cómo tirar cada componente eléctrico que pueda afectar al medio ambiente.

Desde las pilas hasta los monitores, pasando por los teléfonos celulares que guardamos en un cajón, iPods, MP3s, cámaras de fotos y radios portátiles, todo, será recibido hasta este viernes en la esquina de Reconquista y avenida Corrientes del 24 al 28 de octubre en la Plazoleta La Juvenilla, Marcelo T. de Alvear y Florida, entre las 9 y las 14 horas.

La lista de objetos a recibir, por suerte, es larga. En otras ocaciones el gobierno de la ciudad ha realizado campañas con pilas, las cuáles no hay que acumular de ninguna manera, y menos, unas en contacto con otros. Desde el Ministerio indican que también se recibirán walkmans, teclados, mouse, relojes, controles remotos, reproductores de DVD, MP3, MP4, MPGE, videojuegos, parlantes, auriculares y dispositivos de bluetooth, cargadores de celular, pendrives, micrófonos, webcams, calculadoras, videojuegos, consolas de videojuego, módems, discos rígidos externos, CPUs y monitores de computadora. También electrodomésticos pequeños como planchas, minipimers, licuadoras, planchitas y secadores de pelo, depiladoras, afeitadoras, cafeteras, jugueras, tostadoras, exprimidores, procesadoras, batidoras, molinillos, licuadoras, juguetes y herramientas eléctricas.

punto_verde_movil_raee_microcentro-apra_prensa-012

El segundo paso será enviar todos estos dispositivos a la cooperativa “Reciclando Trabajo y Dignidad”, que definirá qué hacer con ellos.

La basura electrónica es un problema del cuál nadie, ni empresas ni gobierno, está haciéndose cargo ya que además de recepcionar los dispositivos, es necesario saber cómo descartarlos o reciclarlos. Anualmente los argentinos desechan más de 290.000 toneladas de aparatos eléctricos y electrónicos. Todos hablamos de los peligros del Samsung Galaxy Note 7, pero son todos los desechos los que tienen esta potencialidad: explosividad, inflamabilidad, combustión espontánea, reactividad con el agua o el aire, toxicidad aguda y crónica, infecciosidad, corrosividad y ecotoxicidad, entre otras.

Este es un de los capítulos del ciclo Tecnología invisible, que repasa qué hacer con cada uno de los componentes mencionados en esta nota, en la República Argentina.