Dicen que la culpa no la tiene el chancho sino quien le da de comer. Pienso en Facebook, Twitter y las redes sociales que colaboran con la difusión de algo que aparenta ser una noticia pero qué, al no pasar por el ojo de un editor o la mano de un periodista profesional, puede fallar. Porque lo que se viraliza en las redes no se chequea. Solo aplica el impacto.

Google News, que es el marco en el cuál se reproduce este fenómeno, acaba de presentar una herramienta para hacer el mismo de editor y ofrecerle al internauta la posibilidad de saber (según sus ojos), si un artículo contiene información fiable o no.

screen-shot-2016-10-16-at-20-56-05

Según publica Google en su sitio web, la empresa colocará la etiqueta “Fact-Check”(verificación de datos) al lado de las noticias que los mismos medios de comunicación indiquen como verificables. Es decir, algo incomprensible, ya que un medio de comunicación serio no diría otra cosa de sus publicaciones.

La paradoja de este cambio, es que Google informa que espera “los medios lo hagan de manera responsable basándose en algunos criterios que la empresa ya estableció dentro de la normativa de esta nueva herramienta”. El lado bueno de esta medida, es que alguien hará algo para empezar a priorizar la información que se genera de manera responsable. Además, están respaldados por la International Fact-Checking Network, o departamentos de análisis como Duke University Reporter’s Lab.

Como si se tratara de una escuela de periodismo, los criterios que Google tiene en cuenta para esto son:

  1. que el medio de comunicación haya accedido a fuentes primarias de información
  2. demostrar cómo se obtuvo la información
  3. redacción imparcial
  4. diferentes fuentes de información
  5. verificación de datos
  6. título objetivo.

Por el momento, esta función estará disponible en Estados Unidos y Reino Unido, a través de la etiqueta Noticias de Google.