Eramos pocos y llegó Whatsapp y sus estados de actualización por 24 horas. Una idea original de Snap (Snapchat), que fue tomada amablemente por aplicaciones de la misma empresa madre: Instagram, luego Facebook y ahora, Whatsapp.

Con la última actualización del mensajero, los usuarios no sólo accederan a los nuevos emojis sino también a una pestaña llamada estados, con videos o fotos o creaciones de sus contactos que caducan a las 24 horas. Y como sucede en las aplicaciones antes mencionadas, estos estados mostraran información de quien de los contactos ha visualizado el perfil. ¿Para qué? Preguntan en las redes.

Por el momento, el que responde a estas dudas es la propia empresa y lo hace con motivo de su octavo aniversario.

Con respecto al funcionamiento de esta funcionalidad, hay estrategias para configurar quien queremos que vea y no vea el material y de quien queremos y no ver la notificación. Para tunear lo que subimos no hay muchas herramientas, pero se pueden incorporar fotos o videos grabados previamente desde la galería.