El próximo 8 de Marzo se rendirá homenaje, en todo el mundo, a las mujeres trabajadoras. Así nació el día allá por 1911 pero recién en 1977 se declaró Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional. Si bien en 1911 ya en Alemania, Austria, Suiza y Dinamarca ya se había organizado el primer movimiento, unas semanas después ocurrió un hecho que marcó este día para siempre: el 25 de marzo de 1911, 140 mujeres trabajadoras e inmigrantes murieron en el incendio de una fábrica de camisas en Nueva York. No fue una tragedia, fueron las condiciones laborales de la empresa Triangle Shirtwaist. 

Pasó mucha agua bajo el puente y este día se convirtió en cualquier cosa, para simplificar el término. A raíz de los diferentes movimientos nacionales y mundiales por los derechos de la mujer, su inferioridad de condiciones en todos los ámbitos de la vida incluyendo el laboral y la gran cantidad de femicidios por día en el mundo, el Día Internacional de la Mujer volvió a tener su sentido originario. De hecho, la Organización de las Naciones Unidas establece el lema “hacia un planeta 50-50 en 2030”.

En Argentina la situación también viene cambiando hace algunos años, a raíz de la visibilización de las desigualdades, la creciente cantidad de femicidios y movimientos como #NiUnaMenos #NosotrasParamos #VivasNosQueremos y #8M.

 

 

En Argentina el paro será “efectivo y activo”. Comenzará el 8 de marzo a las 12 con un “ruidazo” y continuará con una movilización a las 17 de Congreso a Plaza de Mayo. Pero el Paro Internacional de Mujeres (PIM) se realizará en 45 países del mundo. Con el hashtag  aparecen las diferentes consignas y campañas explicando, punto por punto, la trascendencia de este paro mundial.

En las calles y en las redes, la movilización está tomando forma y acción. Una de las herramientas desarrolladas por el colectivo MediaChicas y Ecofeminita es el mapa interactivo para ver y medir la adhesión en tiempo real.

El mapa está disponible en https://aqui-estamos.com/ y permite localizar tu lugar y compartir la iniciativa en las redes. 

El mapa “Aquí estamos“ también tiene su versión en inglés para poder sumar a mujeres de otros países y también, una propuesta.