Cuando se habla de Industria 4.0 se menciona a la nueva revolución industrial, la inteligente, la cuarta, la que comprende a los robots, las fábricas inteligentes y la tecnología aplicada a la eficiencia y productividad.

Esta Revolución aún no llegó pero se la nomina desde el 2011, en una línea de tiempo que comprende la primera con el desarrollo de la máquina de vapor y de la mecanización, la segunda con la llegada de la electricidad a la industria y la tercera con la automatización del siglo XX. Tiene que ver con la revolución digital de las industrias.

En síntesis, la Industria 4.0 es la digitalización completa de las cadenas de valor incluyendo inteligencia de datos y sensores tanto en la fábrica como en los proveedores. El fin es poder predecir, controlar, planear y producir mejor lo que genera mayor valor a toda la cadena.

¿Adonde estamos hoy? En un acelerado proceso de tecnificación si comparamos las etapas anteriores. Con el panorama de que en los próximos 15 años el 37% de las tareas que hoy hacen los humanos serán automatizadas.

Según la CESSI (Cámara de la Industria Argentina de Software), en los próximos 15 años podrían destruirse el 15% de los empleos argentinos por la introducción de la robótica. Pero también se generarían nuevos, en desmedro de aquellos manuales y ritunarios, compensados por nuevas el manejo de estas nuevas herramientas.

Las áreas “del futuro” serán la robótica, la impresión 3D, investigación y desarrollo, recursos humanos y automatización de la industria.

El 85% de los trabajos ¿no han sido creados?

La consultora Manpower publicó un estudio donde afirma que el 85% de los trabajos que existirán en el 2030 aún no han sido creados. La dupla de palabras “Transformación digital” lleva la delantera en este tipo de predicciones, tomando como base que en tan sólo dos años habrá 20.000 millones de dispositivos conectados. Es decir, cinco dispositivos transmitiendo información por cada persona del planeta.

La encuesta, realizada entre 18 mil empleadores en 43 países, indica que el 90% de ellos espera que su organización se vea afectada por la digitalización en los próximos dos años y que el 83% de los fabricantes mantendrá o aumentará el personal. Esto, sumado al reporte global del Institute for the Future (IFTF), el cuál concluye que el 85% de los trabajos que existirán el 2030 aún no han sido creados.

La información fue analizada en el Automation Fair 2017, evento organizado por Rockwell Automation, para mostrar a sus clientes, aliados y socios de negocios las últimas tendencias para las principales industrias.

Imagen de nctech

Imagen de NCTech, más información aquí.

Sus conclusiones fueron que la “Empresa conectada” será la protagonista de las nuevas tendencias y la revolución tecnológica que ya está ocurriendo. El internet de las cosas industrial (IIoT) y el Analytics están cambiando la cara de sectores como el petrolero, energéticos, minería, consumo, alimentos y la manufactura a gran escala. Que se predice que las tecnologías de IoT crearán aproximadamente US$4 mil millones en valor incremental. Y que los trabajos que se crearán serán trabajos de alta tecnología que exigirán nuevas habilidades.

Por ejemplo, Petroleras que conocen en tiempo real lo que ocurre en sus pozos, mineras que pueden predecir problemas en sus campamentos y fábricas generando data que se comparte de manera inmediata con el lado más administrativo de una empresa.

 

Más información sobre la Cuarta Revolución Industrial aquí.