Ayer Google anunció que se convertirá en inversor del desarrollo de “Curie”, un cable submarino internacional totalmente privado, el primero en el mundo de capitales con estas características. Apenas publicada la noticia, empezaron las dudas en las redes sociales acerca de su implicancia.

Lo cierto es que es privado porque su uso será interno, de datacenter a datacenter, con 10 mil kilómetros de longitud. El resto de los cables, si bien no corresponden a una sola compañía, son parte de varias privadas, como el Marea, el cable submarino de Telefónica (Telxius), Microsoft y Facebook.

El resto de los cables que ya utilizan compañías privadas, entre ellas Google, están llegando a una antiguedad considerable, por lo cuál en algún momento deberán ser reemplazados.

La razón por la cuál Google invierte está clara: lo hace en cultura, en responsabilidad social y, sobre todo, en comunicaciones. El continente latinoamericano, con alta penetración en Internet, tiene muchas carencias aún y Google lo sabe, por eso creó lo que se llama Google Cloud Platform, una nueva infraestructura, para potenciar negocios y conseguir ‘los próximos mil millones’ de usuarios de internet, según informan.

¿Quienes son los dueños de los cables de Internet? lo cuento en esta nota que hice para La Nación, hablando específicamente de cómo nos conectamos los argentinos a Internet. ¿Hay que preocuparse? Si, no por Google específicamente ya que su red será interna, sino porque el monopolio de las comunicaciones con las que los ciudadanos del mundo nos manejamos la tendrán, en pocos años, empresas que no se dedican a la industria de las telecomunicaciones, como Facebook, Microsoft y Amazon.

En la actualidad hay 350 cables submarinos que nos conectan con el mundo. Quienes los tendieron, por ejemplo aquí en Las Toninas, eran empresas públicas que luego se privatizaron y comenzaron a alquilar el el acceso al cable a los operadores de Internet. Pero ellos, los dueños de los cables, deben respetar la Neutralidad de la red. 

 

Los cables de Google
Pero la presencia de Google en los lechos submarinos no es nueva: comenzó en el 2008 y ya tiene ocho cables funcionando en el mundo, aunque el Curie será el primero totalmente privado a nivel internacional.
El cable fue bautizado  Marie Curie, en honor a la científica pionera en muchas áreas, especialista en el campo de la radioactividad, ganadora de dos premios Nobel, uno en física y otro en química. ¿Por qué en Chile? Porque hace 20 años que no se invierte en infraestructura submarina allí. Su trayecto será conectar Chile y California en el año 2019. Aquí está el detalle del proyecto “Curie”.
Curie será el cable número 9 de Google. Los otros dos, también anunciados ayer, serán para conectar Dinamarca e Irlanda y Guam y Hong Kong, buscando reforzar su negocio en la nube.
Ubicaciones de Cloud
Recordamos los incidentes ocurridos años atrás con la NSA, con la Agencia de Seguridad Norteamericana se infiltró para espiar los datos que se transmiten en sus datacenters, incluyendo metadatos y contenido, en las redes privadas de Google y Yahoo! con el proyecto MUSCULAR. En ese momento, el Washington Post reveló que, básicamente, la NSA había hackeado sus servidores. Diferente había sido con PRISM, un programa donde la entidad norteamiercana apelaba a la sección 702 del Acta de Vigilancia de Inteligencia para interceptar, de manera legal, comunicaciones que se desarrollaran por Google y Yahoo.