Hace tiempo que Google se convirtió en la enciclopedia médica de los internautas. Ante cualquier inquietud comprendida entre las palabras resfrío y cáncer, el buscador se posicionaba como el médico de cabecera, a pesar de las recomendaciones de los médicos del mundo en evitar esta mala práctica por todas las razones imaginables.

Una combinación de palabras puede generar malas respuestas, malos diagnósticos y desesperar al que lee cualquier barbaridad del otro lado de la pantalla.

Ahora decidieron ir por más y asociarse con el otro protagonista en cuestión: Wikipedia. Ambas organizaciones reconocen recibir un 1% de las búsquedas relacionadas con enfermedades y como dice la frase “es peor el remedio que la enfermedad”, decidieron hacer algo al respecto. Screen Shot 2016-06-23 at 9.00.36 AM

A partir de ahora, cuando ambos buscadores detecten que le están consultando temas relacionados a síntomas o posibles enfermedades, derivará la consulta a una orientación validada por médicos de Harvard y la Clínica Mayo con el fin de evitar que los usuarios ingresen a fuentes de contenido no validadas o, peor aún, foros de discusión.

Muchos usuarios de Internet entran en pánico o se abruman después de realizar una búsqueda, por eso, Google asegura que a través de la aplicación de búsqueda de Google los usuarios podrán evitar la ansiedad y la tensión innecesaria que acompaña las búsquedas de síntomas.

Desde el blog de Google informan que están actualizando la aplicación de búsquedas con esta función en los celulares durante los próximos días, aunque empezarán con la versión en los smartphones de idioma inglés.

Tiempo atrás hablé al respecto en CN23 y los peligros de realizar búsquedas en Wikipedia sin los criterios adecuados.